Entrevista a El Naan a su paso por la capital del Tamesis
Release Date
abril 1, 2016

Entrevista a El Naan a su paso por la capital del Tamesis

    El Naán rotundo éxito en su debut en Londres el 23 de Marzo.

    Quieres conocer mas de esta banda? sus comienzos, como se creo el nombre, que estilo musical los define,… todo esto y mucho mas en la entrevista que realizó nuestra reportera Elena Santa María.

    _________________________________________________________________________________________________________________________________

    ¿Cómo nace el grupo?

    Nace del encuentro de artistas que veníamos del mundo de la música, del teatro y la performance, y después de crear espectáculos en ese ámbito teatral , performance y música fue derivando hacia la música definitivamente, aunque con componente de vídeo arte, vídeo-creación y sigue por ahí.

    ¿Qué significa el nombre?

    El Naan es un juego de palabras, es una broma un poco interna de un libro que escribió un amigo nuestro que también hace performance, es un artista; tenía un personaje que se llama así, Naán. Es el acrónimo de Natural Androide Androide Natural, pero vamos, es como una broma tampoco tiene un significado importante para nosotros, era una excusa.

    Habláis siempre de las raíces de la música castellana. ¿Qué importancia tiene para nosotros en el siglo XXI nuestras raíces? ¿Qué podemos aprender de ellas?

    Las raíces son lo que nos une a la tierra, a una planta. Nosotros como seres con una identidad, con una cultura, con una memoria colectiva, tenemos esas raíces que nos unen con nuestros antepasados. Esa cadena que a lo largo de los siglos se ha ido transmitiendo en la música y en el canto, en las artes, en las artesanías, en las labores del campo; se rompió. En los años 60 con la despoblación, sobre todo en Castilla, que fue muy salvaje, un éxodo, un genocidio cultural. Se han quedado generaciones huérfanas. Desde el ámbito musical pretendemos volver a mostrar las raíces a las nuevas generaciones, y que cada cual elija. No se trata de que haya que seguir ese camino pero por lo menos saber de dónde vienes.

    ¿Cuáles son las raíces de la música castellana?

    Para descubrir las raíces de la música castellana hay que seguir el rastro de las culturas que han habitado esta tierra. La península ibérica ha sido un lugar de cruce de muchas culturas a lo largo de los siglos. En la rítmica hay mucho del mundo árabe y del mundo judío, y melódicamente también. Y en instrumentos. De estas dos culturas y más antiguamente de otras. Todo eso ha creado un tejido, con una mezcla muy interesante que hace a la música castellana muy particular con respecto a Andalucía o a Galicia. Es una zona con mucha particularidad también porque se usan muchos instrumentos de cocina en la percusión: sartenes,cucharas, el almiré…es algo que le da bastante identidad.

    La gente no es consciente. Se ha hecho un cliché de la música castellana -de las dos Castillas, la meseta en general- un cliché de poca riqueza, se ha hecho el cliché de la jota y en el inconsciente colectivo parece que solo está eso. Y sin embargo, si escarbas un poco hay una riqueza tremenda que la gente no conoce, eso cuando lo investigas un poco …la gente tiene hambre de eso y estamos contentos de empezar a ser un referente de eso porque hay mucha demanda de sacar a la luz todo esto, de que se vea.

    ¿Cómo es vuestro proceso creativo? Hasta que una canción está terminada, ¿qué pasos sigue?

    La creación parte de nosotros dos. Luego se trabaja en grupo, pero lo esencial, ritmos y melodías los hace Carlos y los textos los hago yo. A los textos le damos mucha importancia y lo trabajamos mucho. A veces va el texto antes, y Carlos crea un sonido o al revés, pero es una parte que nos llama mucho. Igual que se renueva y se reinterpreta la raíz de los sonidos y los ritmos, también la de la palabra, que también tiene su raíz puesta en el pasado y que tiene muchísima fuerza.
    Algo que diferencia a El Naan es que crea nuevas letras. Muchos grupos crean músicas o reinterpretan músicas tradicionales, pero no se suelen crear letras nuevas. Para nosotros es importante que dentro de ese estilo, las nuevas letras cuenten el mundo de hoy, porque las letras antiguas contaban poéticamente el mundo que existía antes, pero hoy en día contar que una moza va al río a lavar su pañuelo está descodificado, ya no sabemos entender ese significado tenía un significado de enamoramiento y de erotismo que ya no se entiende, por eso la importancia de crear un lenguaje con esa poética y esa fuerza, con ese estilo pero creadas, porque la tradición se va transformando. No es algo estático, es algo en movimiento. Nunca existió un estilo que haya que conservar, sino que si cogemos un estilo va a ser un instante en una línea de tiempo, porque eso siempre ha sido un movimiento. Lo que nos sugiere y nos apetece es que esa tradición sea lo que siempre ha sido, algo en movimiento no algo parado.

    ¿Hay algo en común entre las letras que hacéis vosotros ahora, actuales, y las antiguas? EN los temas, en las preocupaciones…

    Sí, porque lo que hemos procurado es transmitir la fuerza que tiene ese lenguaje de antes, el tipo de palabras y la temática. Pero las temáticas siempre son las mismas, son eternas, desde los griegos hasta hoy es siempre lo mismo. El amor, la tristeza, eso es eterno y universal. Hemos intentado escarbar un poco en las texturas de las palabras, las voces de la tradición oral, como hicieron algunos poetas que también nos sirven de inspiración como machado o Miguel Hernández. Esa línea de palabra que une lo popular con lo artístico, con la belleza. Ese es el camino que queremos andar.

    ¿Qué se puede descubrir de vosotros personalmente escuchando vuestra música?

    Hay mucha diversidad de tendencias en todos los músicos, porque estamos hablando de música tradicional, pero el tanto por ciento que nosotros podemos aportar de música tradicional es pequeñito, sobre todo en instrumentos. Usamos una instrumentación muy contemporánea, salvo en los instrumentos de percusión. Hay mucha mezcla con músicas afro, del caribe, música oriental, latinoamericana. Todo con una capa de jazz, a nivel armónico y de desarrollos. No somos un grupo folck clásico en absoluto.

    Lo veo más cerca de algo étnico, de música étnica de la península y de las etnias que pasaron por la península que del folck. Pero al fin y al cabo eso son palabras, hay que oírlo y decidir si te gusta o no. Lo demás son etiquetas y tampoco son importantes.

    ¿Qué esperáis de este viaje a Londres?

    Nos hace muchísima ilusión porque nosotros somos de un pueblito de Palencia, el Cerrato, que tiene 40 habitantes. Todo el último disco, Código de Barros nace allí: las letras, las músicas. Hacer el salto de ese rinconcito tan minúsculo y concreto a una gran ciudad es algo súper interesante, bonito y poderoso. Lo más local puede ser lo más universal, hablando de cosas tan concretas y tan locales, ha llegado a llamar la atención y a moverse en un circuito internacional, eso para mí es un orgullo. Estamos disfrutando mucho ya solo con el viaje.